9. CONCLUSIÓN

CONCLUSIÓN

 

   Después de este largo y pormenorizado desarrollo, en el que hemos tratado de ordenar y analizar con objetividad el conjunto de actos y decisiones que, a partir del año 1912 se propusieran, sin éxito, reformar los estatutos del Central Uruguay Railway Cricket Club, para acabar, treinta de sus partidarios, fundando una nueva institución deportiva en el mes de diciembre de 1913, la conclusión se impone por sí sola, sin esfuerzo, como fruto lógico de todo el proceso prolijamente analizado:

   El único club de fútbol de la Divisional “A” de la Asociación Uruguaya de Fútbol, que fuera fundado en el siglo pasado –en 1899- y que ha cultivado el fútbol de manera ininterrumpida desde aquel entonces, es el Club Nacional de Football y a él, y sólo a él, le corresponde, legítimamente, la calidad y la condición de club decano.

   Los procedimientos por los cuales la Comisión Directiva del Railway Cricket Club o algunos de sus integrantes para ser más exactos, pasando por encima de la asamblea de socios activos a la que no convocaron, fueron cediendo a los requerimientos de los partidarios del club –entre ellos, y el más grave, el otorgamiento de la falsa certificación por la que se indujo en error a la Liga Uruguaya de Football, dejándose creer que la nueva Comisión Directiva presidida por el Sr. Jorge Clulow, había sido regularmente elegida por la asamblea de socios activos del C.U.R.C.C.; los procedimientos por los cuales la primera Comisión Directiva del Club Atlético Peñarol indujo en error a la Liga Uruguaya de Football haciéndole creer, en su nota de 14 de marzo de 1914, extendida en papel membretado del C.U.R.C.C., que había sido la asamblea de socios activos de dicho club, la que había “reformado” sus estatutos y cambiado su denominación, son hechos pasados, insanable e imprescriptiblemente nulos, tal como lo hemos afirmado, pero a los que, tantos años después sólo les queda reservado, a ellos y a sus autores, el juicio de la historia. Que no podrá ser benévolo.

   Lo que hoy no se justifica de manera alguna, lo que no puede excusarse, lo que el Club Nacional de Football no puede tolerar en silencio, contra lo que deberá alzarse por todas las vías legales y reglamentarias que correspondan, es la pretensión de las actuales autoridades del Club Atlético Peñarol de querer festejar este año su centenario, cuando resulta absolutamente demostrado que dicho club fue fundado por treinta personas, partidarias de otro club hasta ese entonces, el 13 de diciembre de 1913 y que jamás existió continuidad o sucesión entre el Central Uruguay Railway Cricket Club y el C.A. Peñarol, ni desde el punto de vista jurídico ni desde el punto de vista deportivo, puesto que ambos coexistieron a lo largo de más de un año.

 

MIEMBRO REDACTOR DEL INFORME:

 

Dr. Enrique E. Tarigo

 

Ex Vicepresidente de la República Oriental del Uruguay

 

Ex Profesor de Derecho Procesal de la Universidad de la República Oriental del Uruguay

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: